AEMC-CHIARI

UNAS ENFERMEDADES DESCONOCIDAS Y UNOS AFECTADOS EN EL OLVIDO

 

La malformación de Arnold Chiari se produce por la falta de desarrollo del hueso occipital, lo que provoca la presión en la parte del cerebro que se encuentra junto a él. También se altera el flujo del líquido cefalorraquídeo, que destruye tejido medular provocando cavidades en la misma. Según qué zona de la médula quede dañada, los afectados pueden tener muy variados síntomas.

El Dr. Capablo aconsejó a estos pacientes no hacer esfuerzos físicos importantes en su vida diaria, no levantar pesos, y evitar la tos para no comprimir más la zona afectada. Asimismo, recomendó perder peso en el caso que haya un exceso de kilos, y entre los deportes destacó como beneficiosos la natación y el ciclismo.

Desde el punto vista social recomendó tener clara la enfermedad y hablar de ella con naturalidad, ya que ocultar problemas crónicos crea tensiones en el propio paciente. A veces, tras el diagnóstico, el enfermo debe cambiar rol, y en algunos casos es importante el apoyo psicológico.

Para algunos pacientes el tratamiento quirúrgico es la mejor opción, en función de su patología. Esto consistiría en una descompresión de la parte occipital del cráneo para liberar las amígdalas del cerebelo. La mitad de los pacientes obtienen mejorías, y las cefaleas (síntoma muy común en la enfermedad) mejoran hasta en un 99% el primer año.

 

El Dr. Capablo ha asegurado que la rehabilitación es muy importante tras la intervención.

Acceso Usuarios:

Contacto:

Sede Social:

Paseo María Agustín nº 26, (Local COCEMFE).

50004  Zaragoza

ESPAÑA

E-Mail:

aemc@aemc-chiari.com

Teléfono:

647956408 - 628486243

Política de privacidad web

Scroll to top